Hoy soñé conmigo de chiquita.
Me vi, y supe que era yo, tenía dos años y no me salía pronunciar la “s”.
Le pregunté a esa niña cómo se llamaba, y ella me dijo „Ingrid, pero también me dicen Ini“.
Sentada en cuclillas, la agarré entre mis brazos, la abracé fuerte y le dije: „te voy a cuidar siempre y no voy a dejar que nadie te lastime“.
Me desperté y lloré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *