Perdemos la cuenta de los días que vimos nuevos y las noches que morimos. Hago el esfuerzo y pienso ¿cuántos puentes caminé en la ciudad con más puentes del mundo? ¿Cientos? ¿Miles? ¿Todos? La llamo mi casa aunque no la piso hace 2 años. Llamo y corto tres veces porque sé que en realidad no sé qué decir y al final decido que no quiero decir nada. Termino mordiéndome siempre la misma uña. Me sangra el dedo y lo chupo y degusto el sabor de mi propia sangre. Mi sangre es dulce y es mía. Pienso en el té negro y en las sábanas revueltas los domingos todo el día, las mañanas con la radio y lo tibiecito que es sentirse entre otras piernas. El mundo es siempre nuevo y siempre nuestro y siempre nuestras las distancias y el olvido.

One thought on “

  1. For the reason that the admin of this web page is
    working, no doubt very soon it will be well-known, due to its feature contents.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *