Suenan las olas
de un viento cálido,
corazón roto.

Lo siento en mí
tal si fuera todo mío
el calor del mar.

Que parte del todo
mi cuerpo no es más.
Dejame irme.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *