Soñé que llegaba tarde, caminaba rápido y miraba el reloj cada cinco pasos, la gente a mi alrededor se movía raro, como en cámara lenta, y yo corría y los semáforos siempre estaban en rojo. No sé a dónde llegaba tarde, ni quién me esperaba, ni si quería llegar a donde sea que estaba yendo.
Hace tres meses me salteé un jetlag, contra todo pronóstico después de dos días sin dormir mi cuerpo decidió dormir cada noche entre las 12 y las 8. Entre la angustia y la debilidad, dormir bien me hacía sentir fuerte. Al abrir los ojos miraba el reloj con orgullo y pensaba, otra vez descansé, otra vez no soñé que me moría o que un asteroide explotaba la tierra o que de repente y sin aviso todos los que amé ya no me amaban.
Puede ser que ahora sea el sol que ya acercándose el verano brilla en mi ventana desde demasiado temprano y me despierto y me vuelvo a dormir y entonces sí sueño cosas raras como que estoy distraída y sin querer fumo del porro que gira en una ronda de extraños y miro mis manos y me quiero arrancar los pelos del brazo y me pregunto ¿cómo puede ser que los pelos del brazo solo crecen hasta donde crecen? Y antes de que nadie me responda vomito en mi boca y corro por el pasillo buscando el baño pero no hay tal baño y ahí no sé qué pasa pero tengo ganas de comer miel y abro un frasco y meto dos dedos y pienso ¿cuándo fue la última vez que me lavé las manos? Me chupo los dedos y quiero que todo el mundo se vaya de mi casa pero no sé quiénes son ni qué hacen en mi balcón ni por qué hablan tan fuerte, bajen la voz, les pido y siento la urgencia de regar la planta que no riego hace 8 días.
Miro hacia abajo y no es suelo, es abismo y yo floto en el aire y otra vez en sueños aparece la palabra limbo. Limbo mi rutina, limbo tu presencia.
Limbo. Ausencia. No estás vos y yo tampoco. La distancia, que es el tiempo entre un abrazo y el siguiente, ya no existe.
Encontré un refugio en el lugar del que alguna vez necesité huir, me fui porque necesitaba estar lejos y volví cuando necesité estar cerca, adentro: hogar, caparazón y asilo.
Lleva tu nombre esta herida y otros nombres la anestesia. Esta vez no sé quién sos ni por qué no estás conmigo.

One thought on “

  1. I’m extremely impressed with your writing skills and also with the layout on your blog.
    Is this a paid theme or did you modify it yourself?
    Anyway keep up the nice quality writing, it’s rare
    to see a great blog like this one nowadays.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *