Abro los ojos y lamo mi pelaje con la lengua áspera, afino el olfato y siento el olor a lluvia mezclada con tierra mezclada con troncos de árboles de los que no sé los nombres porque no sé ningún idioma ni ninguna palabra y ya no soy yo. Escarbo, corro, salto, entierro mis patas en el barro, muerdo los restos de otro animal muerto, busco algo de comida. Veo las aves atravesar el bosque de este a oeste y un rayo de sol se cuela entre las ramas, me quedo quieta y miro fijo hacia la luz inmensa e infinita, absorbo el calor de la mañana, la energía de un todo que desconozco me acelera. Mi respiración se acelera. Mi corazón se acelera. Doy otro salto, corro, cazo. Soy la loba de este bosque, a veces la pobre lobita, débil, solotaria y hambrienta, a veces jefa de todas las manadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *