Si algún día me pierdo, ojalá sea en una nube, rodeada de agua que flota y seres que vuelan como vuelo yo cuando vuelo y cuando cierro los ojos y pienso en estos veintitantos años de vida y los miles de kilómetros recorridos, de un extremo a otro del planeta, cruzando tantos ríos de los que no conozco ni los nombres. Si algún día me pierdo, ojalá sea en un pedazo de tierra que todavía no conozca, rodeada de los desconocidos que son amigos después de la segunda cerveza hablando en alguna lengua de ambos y de ninguno. Si algún día me pierdo, ojalá sea buscando mi rincón favorito de la tierra, con mi mochila de pocos kilos pero mucha historia. Si algún día me pierdo, ojalá me encuentre la mano de algún compañero de aventura. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *